Un buen día ella dijo, “¡hagamos un viaje!” y así es cómo, de repente, empezamos a planear un viaje de cuatro meses por el sudeste asiático que nos cambio la manera de ver las cosas.