Nos vamos a dar una vuelta

Nuestros Viajes

Khao Lak y Khao Sok, decepción y pastizal

Ocho de la tarde del último día en Koh Tao. Esperábamos al taxi que nos acercaría hasta el puerto, donde cogeríamos el barco que nos llevaría a Surat Thani que es donde tomaríamos un autobús hasta Khao Lak (CacaoLak para los amigos), lugar en el cual se rodó parte de Lo Imposible. En total, otras dieciséis horas. Dentro de que íbamos en un barco muy grande en un camarote gigante con tropecientas literas

IMG_2732

todas llenas de gente, dormimos bien, pero poco.

A las cinco de la mañana nos dejaron a todos con los ojos a media hasta en una plaza esperando que llegara una camioneta en la que nos meterían bien apretados, salvo Tania, que tubo suerte y fue en el asiento del copiloto, para llevarnos a una agencia de viaje estrecha pero larga.

IMG_2738

Allí nos volverían a marcar cual reses con la pegatina de nuestro destino.

Reses

Dos horas después y por cuenta gotas, los guiris iban saliendo previo grito de la mujer de la agencia con el destino que tocaba. Al final solo quedamos cuatro, dos alemanes que iban a Khao Sok y nosotros. Aquí llegó la jugarreta de la mujer de la agencia de Surat Thani que, cuando vio que éramos pocos para llenar una furgoneta, decidió mandarnos al bus de línea.

Seguimos a una niña de doce años hasta una calle y ahí esperamos once minutos hasta que llegó. Era un cacharro viejo que al menos tenía aire acondicionado. Se iba parando en todos los pueblos y varias veces, incluso donde no había paradas.

Bus-Surat-tani

Tuvimos suerte de ir sentados porque el conductor seguía metiendo gente que iba de pie y pese a que otros turistas que se subieron se quejaban porque habían pagado por un asiento, debieron esperar a que otros se bajaran para ocupar sus sitios.

Bus-Kao-Lak-Both

En una de esas paradas en las que bajaron y subieron pasajeros, aparecieron dos alemanas en las que nadie había reparado hasta que una de ellas, la más “joven”, puso el grito en el cielo porque nadie se levantaba para ofrecerle el sitio a la que supusimos era su madre de setenta años, como ella dijo. Esta situación despertó en nosotros un sentimiento extraño; está claro que la pobre mujer no podía ir de pie lo que durase el trayecto hasta su destino pero nos pareció mal que lo exigiera a voz en grito justo al subir cuando la gente no había tenido tiempo de darse cuenta de su presencia y, además, había otras mujeres también mayores pero tailandesas que fueron de pie o sentadas en el suelo. Es lo que comenté en otra entrada, la gente paga precios de aquí pero exige el trato de su país y piensa que tienen más derecho que otras personas que pagan menos. Estamos donde estamos y si no quieres tener la posibilidad de ir incomoda por lo que sea, paga un poco más y vas en una furgoneta privada.

Lo mejor del bus y que hizo que nos echáramos unas risas, era un cartel que había en la puerta que separaba a los pasajeros del conductor en el que ponía lo que estaba o no permitido y qué tenía o no el bus. Como en la foto no se aprecia mucho os lo describo:

Bus-Surat-Tani-Sexy

Cuadradito Uno; “Electrónic Door”

Cuadradito Dos; “No fumar”

Cuadradito Tres; “Prohibido animales”

Cuadradito Cuatro; “Prohibido beber”

Cuadradito Cinco; “Prohibido comer Durian” (Esto es una fruta que huele muy mal).

Cuadradito Seis; “Hay DVD”

Cuadradito Siete; “Hay Karaoke” (Lo que no hay es sitio para cantar).

Cuadradito Ocho; No sé como llamarlo pero sale la silueta de una mujer cortando la palabra Sexy… con lo cual dedujimos que quería decir “Permiso para ser sexys” (¿?).

Khao lak es un pueblo que se divide en dos zonas de vida directamente relacionadas con las horas de sol.

La primera zona es por la mañana en la larguísima playa de arenas blancas y de aguas cristalinas lejos de la orilla.

Kao-Lak-Beach

Pese hacer más de diez años de la catástrofe del Tsunami, es inevitable pensar unos instantes en ello y repasar mentalmente las imágenes que quedaron grabadas en la retina cuando te ves en esa playa. Esta zona fue la más castigada y hoy día están presumiblemente preparados para afrontar un desastre como aquel.

Kao-Lak-Chunami

La segunda zona es por las tardes a eso de las seis y se centra a lo largo de la carretera principal en los restaurantes, bares y tiendas que hay a ambos lados. Nos dio la impresión de que es un sitio para familias y gente mayor que busca un buen hotel con una gran playa y muchos sitios donde gastar el dinero.

Kao-Lak

Las dos zonas están muy bien delimitadas y si por la mañana no estás en la playa corres el riesgo de ser “atacado” por las hormigas marrones más grandes e hijas de su madre que he visto hasta la fecha. Noté un hormigueo (nunca mejor dicho) en un pie y de repente un mordisco en el dedo corazón que vi las estrellas. Al poco Tania sintió dos de esos mordiscos en la pierna y de un manotazo como acto reflejo mató a lo hormiga y su cuerpo calló al suelo pero la cabeza se quedó enganchada a la carne hasta que se la pudo quitar de otro manotazo. Por la noche, en la playa eres víctima de los mosquitos más sanguinarios que se ganaron el mote de “Mosquitos Kill Bill”.

Kao-Lak-Sunset

Siendo sinceros, Khao Lak, no nos gustó mucho. Fuimos con la idea de ir a unas islas que hay cerca que se llaman Similan y en las que pensábamos bucear de nuevo pero, al ver los precios que nos querían cobrar por el barco y la entrada al parque, se nos quitaron las ganas de saber cuanto costaría una inmersión.

Kao-Lak-Triple-yo

Al menos en la playa lo pasamos bien,

Kao-Lak-Faro

nadando hasta un faro, jugando con las mini olas que habían y observando a unos cangrejos color tierra muy pequeños

Kao-Lak-Cangrejo

que se dedicaban a hacer pelotitas de arena alrededor del agujero que fuera su casa en bajamar.

Dos días después, escogí ir a Khao Sok, un Parque Nacional tremendo de donde son famosas las enormes y apestosas flores conocidas como Rapsedias y en donde también hay un lago tremendo en el que hay rocas Kársticas, tan típicas de Tailandia, pero como era en agua dulce donde se encontraban nos llamó la atención y decidimos ir a verlo.

El billete del autobús que nos llevó hasta Khao Sok era bastante peculiar pues no era un billete en sí, si no un recibo del importe que habíamos pagado y que me recordó al “Monopoli”.

Bus-Kao-Sok-Tickets

Al menos el bus era bastante cómodo.

Bus-Kao-Sok-dentro

El que también se debía sentir cómodo era el conductor que, a parte de llevar tatuada la raya del ojo por los extremos, no veas cómo corría por esas carreteras.

Kao-Sok-Bus-Driver

En un momento dado me dieron ganas de gritarle: “¡curva derecha a ras, ojo barro!” creo era pariente lejano de Carlos Sainz.

Dos bares a ambos lados de la carretera hacían las veces de parada de autobús en Khao Sok.

Koa-Sok-Bus-Entrance

Al bajar ya nos estaban esperando los caza turistas sin reserva on-line, para llevarnos a su hotel. Nos metimos en un Pick Up con la parte de atrás acondicionada para que vaya gente lo más cómoda posible y nos llevaron a unos bungalós que estaban en medio de la selva. Escogimos uno que estaba entre los caros y los baratos. Estos últimos estaban hechos adrede para que, por muy baratos que fueran, no los escogiera nadie.

Kao-Sok-Complejo

Instalados, fuimos a ver en el restaurante del “complejo” cómo llegar hasta el Parque Nacional y el lago.

Kao-Sok-Window

Justo en este punto fue cuando nos quedamos con “cara de tonto”. El Parque estaba cerca, la entrada no era excesivamente cara pero, qué casualidad, la Rapsedia justo hoy, acababa de cerrarse y estaría así hasta dentro de tres o cuatro días (se ve que estas flores funcionas así, se abren tres días y se cierran otros tantos). Obviamente la recepcionista nos animo a que nos quedásemos allí ese tiempo y mientras hiciéramos uno de los mil “Tours Selva”.

Kao-Sok-REptiliano

El más recomendado, el completo, con elefantes, paseo por el rio, trekking… Decidimos preguntar por ir sólo al lago sin pack de nada. Me parece que nunca nos habíamos quedado con “cara de tonto” tantas veces seguidas. Por el taxi hasta el lago y vuelta nos cobraban lo mismo que nos había costado a los dos el trayecto de Koh Tao a Khao Lak. Intenté buscar más opciones por la zona pero todo lo que estaba alrededor eran otros alojamientos y me cobraban más por no estar alojados con ellos. Menudo panorama, las flores cerradas, los “Tours Selva” no nos llamaban para nada la atención y encima eran caros y el taxi también se las traía.

Estábamos en jaque, o pagábamos o nos quedábamos todo el día en el bungaló. Pues nada escogimos la opción del lago. Al menos era un pedazo de 4X4 y encima íbamos dentro, en unos asientos muy cómodos y con aire acondicionado.

Kao-Sok-Taxi-Lux

Nos dejó en el lago y quedamos en que volvería a por nosotros a las cinco. Aquello era un aparcamiento dos restaurantes y un muelle desde el que coger una embarcación, la típica alargada de por aquí, y la taquilla de los palazos. Teníamos que pagar por entrar al lago, que era parte del Parque Nacional, más el paseo en barco que tampoco era barato, otros tantos buenos talegazos. Ya de paso aproveché para hacerme un molde de la “cara de tonto” que se me volvió a quedar para usarla en el próximo Halloween, aterradora. Otra vez en jaque, o pagábamos el trayecto en bote o esperábamos al taxi tres horas mirándonos las “cara de tonto”. Todo esto lo había escogido yo como mejor opción que estar en Khao Lak, me obnubilé con la idea del lago y no hice la labor de investigación que debí haber hecho antes de ir.

Pagamos con resignación y un poco de rabia y subimos al barquito al que por lo menos íbamos solos, bueno con el “Capitan y su grumete”.

Kao-Sok-Capitan

A medida que fuimos avanzando en el lago, la rabia se fue yendo mientras la admiración se hizo camino en nuestro interior.

Kao-Sok-Both-in-the-boat

Era un sitio precioso y enorme.

Kao-Sokm-lake

La embarcación se iba metiendo entre las formaciones kársticas dejándonos con la boca abierta.

Kao-Sok-Lake-4

Lo mejor de todo fue cuando se paró en un sitio y nos invitaron a saltar al agua. Fui de cabeza a sentir la rareza del agua dulce en un sitio que da la impresión que es salada.

Kao-Sok-Jumping-to-the-water

Estaba caliente por superficie y fresca por abajo, de un transparente que incluso abriendo los ojos bajo el agua se veía perfectamente sin necesidad de gafas.

Kao-Sok-Lake-Transparente

Disfruté como un crío de un lado a otro metiéndome entre las estalactitas que se zambullían en el agua y del silencio que reinaba.

Kao-Sok-Lake-Estalactitas

Del chapuzón nos llevaron a unas casas flotantes que había en una parte del lago y en la que por un “módico precio” te podías quedar a dormir

Kao-Sok-Lake-Floating-Houses

y que nos pareció muy bonito pero nos dio un poco de asquito cuando nos dimos cuenta de que los ñordos de los inquilinos flotaban entre las chocitas

Kao-Sok-Caquita

y flipamos con la cantidad de peces que esperaban a que les lanzasen comida.

Kao-Sok-Lake-Fishes

Al final mereció la pena la excursión y aquella noche nos fuimos a la cama cansados de las emociones vividas.

Kao-Sok-Both-Boat

Una vez acomodados en la ancha cama cubierta por una mosquitera que tenía más agujeros que un queso de Gruyer que cubrimos haciendo nudos, con los coleteros de Tania o con papel higiénico, nos dormimos.

Kao-Sok-Room

Todo iba bien hasta que en mitad de la noche me levanté para ir al baño y os juro que el corazón me dio un vuelco cuando vi en la pared una pedazo de araña como la palma de mi mano y negra como la axila de un grillo, a la que le faltaban tres patas y me miraba como si me hubiera reconocido como el de la “cara de tonto”.

Kao-Sok-Spider

No sé muy bien porqué pero desperté a Tania para compartir ese momento con ella y un tiempo después de haberla echado por el desagüe del baño (a la araña no a Tania) y estar ya de nuevo durmiendo con ella (con Tania, no la araña), en sueños, se le erizaban los pelos del cuerpo y musitaba claramente: “qué asco de bicho”.

Kao-Sok-Room night

De todas formas, pese a haber sido dos elecciones más o menos erróneas, hay que quedarse con las cosas buenas de los sitios y aprender de los errores y es que, como dice Tania, hasta que no estás en ese sitio no sabes si te va a gustar.

Kao-Sok-Life-in-a-Rope

2 Comentarios

  1. Hola!!

    Me parto con el momento caca y el momento araña ajajajaja
    Nosotros vamos en poquito tiempo, somos personas y no veo por ninguna parte cuánto valen las barcas para el lago Chew Lan, barcas, long tails o como se llamen, el caso es que nos gustaría ir juntos.

    Mil gracias!!

    • Juan Paytubí

      30/09/2018 at 17:30

      Hola Nuria!! Perdona que te conteste tan tarde pero he tenido mucho trabajo y no he podido meterme en el blog. Fuiste al final allí? Espero que si lo hiciste te fuera todo muy bien y te lo hayas pasado genial. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.