Nos vamos a dar una vuelta

Nuestros Viajes

Tailandia

Tailandia, país de los Thais o tierra de los libres. País que nunca ha sido colonizado por una potencia europea. Independiente desde el S.XIII cuando era conocido como el Reino de Siam (hasta 1940 más o menos). Tailandia es un país que ha sufrido un montón de cambios en su gobierno (un total de dieciocho golpes de estado desde la llegada de la democracia en 1988 de nuestro calendario). Tailandia es una monarquía constitucional, en donde la figura del rey está ensalzada, casi, hasta semidiós. Hay fotos de él por todos lados y cualquier tipo de burla puede ser delito.

Aún siendo considerado un país laico, el 95% de los tailandeses son budistas. De los distintos tipos de budismo en el sudeste asiático hay dos que son predominantes sobre el resto: el Mahayana (Gran Vehículo) en el que se llega al Nirvana cuando todos los seres estén listos para ello y el Theravada o Hinayana (Pequeño Vehículo) el cual propugna la liberación individual. En ambas corrientes el camino a la liberación se consigue tras la corrección de ocho manifestaciones del ser humano: hablar, actuar, vivir, esfuerzo, atención, concentración, pensamiento y entendimiento. En Tailandia son Hinayana. Cuanto más bajes hacia Malasia más musulmanes te irás encontrando.

Tailandia ha sido considerado el mayor prostíbulo del mundo desde que los estadounidenses destinados a Vietnam pasaban sus días de permiso por aquí e impulsaron la prostitución hasta ser uno de los principales destinos de turismo sexual. Ha sido castigado con atentados terroristas islamistas, con el devastador tsunami de 2004 y con las pasadas inundaciones de octubre de 2011. Es un país que ha sufrido mucho, en el que sus gentes, a priori, son bruscos con el turista, pero hay que entender muchas cosas y la primera es que el turista llega, hace lo que le viene en gana, pierde las formas que tienen en sus países natales, en algunos casos vienen a consumir todo tipo de drogas y a tener relaciones sexuales y no se preocupan ni tan siquiera en saludar en tailandés. Pero si te interesas tan sólo un poco por su cultura y les sueltas unas cuantas palabras formales en su idioma, obtendrás una de las mejores y más sinceras sonrisas que habrás visto nunca y disfrutarás mucho más de este país con un importante patrimonio cultural e inimaginables playas bañadas por las cálidas aguas del mar de Andamán.

3 Comentarios

  1. marta y adri

    21/03/2012 at 21:05

    Holaaaa!! Ya sé que contaros lo que os voy a contar estando donde estáis es un poco ridículo ya que debe haber mosquitos del tamaño de un trolebús, pero me ha picado algo esta noche…18 veces!! Lo curioso es que casi todas en el pandero lo cual da que pensar…tendrá muy grande el trasero…pero,hay que apuntar que,están todas muy juntas!! Me muero de picor…aaaahhh!
    Dicho esto y, después de leer la interesante clase de historia tailandesa, quedo a la espera de más historias y fotos.
    Muchos besetes

  2. la verdad es que por lo que cuentas el budismo se basa en ser buena persona por tu bien, cuanto mejor quieras estar tu mejor has de portarte contigo y con el resto.
    ya sabes ahí donde va el turista no hay ninguna ley que le obligue a ser decente fíjate en España, muchos de los turistas destrozan mas de lo que pagan.
    parece haber una relación entre lo que se da por lo que se paga y el comportamiento del turista, en España se paga poco pero se les da poco, (lo que mas reciben son intentos de engaño) en Tailandia se da mucho por lo poco que se paga y el comportamiento deja aun mas que desear

  3. Hoy recordaba con Yoli los días que estuvimos por allí y fueron la caña. Del tema de la sonrisa tailandesa, yo terminé un poco harto, ya que también la utiliza el tío que te la mete doblada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.