Nos vamos a dar una vuelta

Nuestros Viajes

REGRESO AL FUTURO. BANGKOK, AÑO 2558.

Por fin en Bangkok. Salimos de nuestro “DeLorean” regresando a la capital de este país que está en el año 2558. Pero no, no es el futuro… ni tienen “robocordones”. Están en este año porque ellos cuentan desde el nacimiento de Buda, unos 543 años antes de Cristo.

Pese al tiempo pasado desde nuestra primera visita, nos acordábamos bastante bien de bastantes cosas, como la de salir de ese pedazo de aeropuerto de pasillos interminables y colas de inmigración impresionantes.

El cambio de moneda lo hicimos en el mismo aeropuerto, y menos mal que no lo hicimos en Barajas porque la diferencia era bastante de un sitio a otro y en Madrid habríamos salido con unos 2300 Bahts menos lo que son unos 62 €.

Calles-llegada

Pese al cansancio y las mochilas, que esta vez pesan menos, las ganas de pasear por las calles nos hicieron pensar que podíamos llegar al hotel andando, pero la noche estaba ya echada y no sabíamos cuanto nos íbamos a demorar en llegar al hotel. Tras caminar cuarenta y muchos minutos, regateamos con un Tuc Tuc (bueno, con el conductor… lo siento, tenía que decirlo…) y nos acercó hasta la supuesta calle del hotel. En el trayecto, el conductor soltó la pregunta de rigor: “Where you come from?” dijo con un fuerte acento Thai; “Me from Spain and she from Brasil” dije con un fuerte acento Spanish. La verdad es que es una pregunta un tanto cansina y por eso cada vez que nos lo preguntan decimos de un sitio diferente para echarnos unas risas, de hecho, a partir de mañana soy Japones. Sin saber muy bien porqué los tres nos reímos. Los Tailandeses suelen ser bastante risueños y agradables, bueno habrá de todo pero por lo general, lo son.

Pues ahí estábamos, buscando el número de la calle, para arriba y para abajo. Preguntando a gente si lo conocía, pero nada, no conseguíamos encontrarlo y se empezaba a hacer tarde, menos mal que no fuimos andando, si no aún estaríamos llegando. Al final tuvimos que parar un taxi que, tras llamar al hotel para que le especificaran dónde se encontraba, nos cobró un poco menos que el del Tuc Tuc y nos acercó en línea recta unos 300 metros, nos indicó con el dedo que nos metiéramos por un callejón y que ahí estaría. Así lo hicimos y dimos con él, pero creo que no lo habríamos encontrado ni de coña sin su ayuda.Juan-Derrotado

El hotel estaba muy bien y las chicas de recepción muy agradables. Lo malo fue la cara de tonto que se nos quedó cuando la recepcionista nos pidió el recibo del taxi que teníamos que haber cogido en el aeropuerto y que estaba incluido en el precio. Esto ocurre por dar por sentado cosas si leerlo todo detenidamente. Como suelo decir últimamente, “Siempre se nos escapa algo por no leer bien las cosas” (se de uno que se estará riendo de esto un buen rato).

A la mañana siguiente, tras un buen descanso, coincidimos en el desayuno con algunos de los huéspedes del hotel, casi todos chinos, de una conversación muy animada a través de Whatsapp, supusimos, porque ninguno de ellos levantaba la cabeza de sus móviles. Creo yo que debe ser temporada vacacional en China porque hay un montón de ellos por todas partes y cada uno más pintoresco que el anterior. También hemos supuesto que la última moda de verano allí son lo que hemos denominado, “Las Chanformas”; chanclas con plataformas y las llevan casi todas las chinas con las que nos hemos cruzado.

De nuevo en las calles, de nuevo esos 31 graditos que tanto echábamos de menos, no lo digo para dar envidia, y de nuevo a intentar hablar o chapurrear algunas palabras en esta lengua que tanto me llama la atención y la que me he propuesto aprender en cuanto pueda.

Both-Streets

Es muy curioso, puedes ver a un/una local atendiendo al público en un comercio con cara de pocos amigos pero al saludarles en su lengua con su melódico “Sha wa dee cap” (Kap lo dicen los hombres al final de la frase y Kaa las mujeres) y de repente les cambia la expresión de la cara y te responden con lo mismo en un tono muy agradable. De momento me he quedado con cuatro o cinco expresiones y sé contar hasta seis, pero aún no las he puesto todas en práctica porque me pongo nervioso y al final acabo hablándoles en inglés o en lugar de decir “Hola” les digo “Gracias” y viceversa y ellos se parten de risa cuando me doy cuenta del error. Es que son muy risueños.

Aún habiendo visto bastantes cosas de la ciudad otras, las teníamos en materias pendientes, como el Grand Palace o Palacio Real de Bangkok, donde se haya el Emerald Buddha (El Buda de Esmeralda) que está hecho de Jade verde y cubierto con ropajes de oro y que apenas mide 45 centímetros.

Palacio-General

El paseo hasta dar con el fue agradable pero llegamos a un lateral del Palacio y decidimos ir hacia el lado donde no estaba la puerta de entrada, somos así de aventureros, de modo que tuvimos que dar la vuelta entera al “no muy” Grand Palace. La verdad es que lo hicimos aposta porque justo detrás está el mejor puesto de piña fresca de todo Tailandia… oh no…

Grand-Palace

Tras pagar la entrada y cumplir con las normas de vestimenta para entrar a ver el Buda como, taparse Tania las piernas hasta los tobillos con un pañuelo y yo cubrirme el tatuaje del brazo con el mapa del Palacio, entramos. El Palacio consta de un montón de templos de los que, aunque algunos estaban cerrados por ser fin de semana, disfrutamos del colorido de sus tejados,

Tejados

Tejados-y-puerta

de sus columnas,

Columnass

Columna

Columnas

sus paredes dibujadas,

 

Barsa-Thai

Pinturas-Pared

sus demonios de colores…

Demons

Demonss

Demonsss

en resumen, de todo y sobre todo, los detalles.

Detalle-cristales

Detalle-escalera

Decoración-lateral

Para entrar al ver el Buda de Esmeralda hay que descalzarse, guardar las cámaras y mantener silencio, pero un hombre, no creo que sea el único que lo intentara, se puso sin ningún reparo a retratarlo con el móvil. Tranquilamente se le acercó uno de seguridad, le señaló el cartel que indicaba la prohibición y que tenía justo delante de sus narices y le hizo borrar la foto. La gente es tonta y con el tema móvil aún más, estoy casi seguro que hay personas que no ven las cosas con sus propios ojos pese a estar presente si no que lo ven a través de sus pantallas.

Lo siguiente que quisimos ver fue el “Mercado de las flores” un mercado que sucede en canoas típicas en un canal de Bangkok y preguntando por un lado y por el otro al final, dimos con él, pero cuando llegamos, pensamos que no nos habían entendido o que se habían equivocado, porque nos mandaron a un mercadillo que ya estaba siendo recogido a la vera del rio Chao Phraya que cruza Bangkok, pero canoas no vimos ninguna.

Flowers-2

Resignándonos, nos pusimos en marcha de nuevo al hotel cuando de repente, a 201 metros, nos dimos cuenta de que los equivocados éramos nosotros que, pensando en el “Mercado Flotante”, preguntamos por el “Mercado de las Flores” y que por cierto es increíble, qué mezcla de colores y de olores a lo largo de unas cuantas calles.

Flowers

Así pues, paseamos entre los puestos de flores dejando pendiente para otro día la búsqueda del “Mercado Flotante” ya que a la mañana siguiente teníamos pensado ir a un pueblo llamado Kanchanabury donde hay un puente de película. Pero antes de eso y para dejaros un buen sabor en los labios, nos encontramos un puestecillo en una calle nada turística donde una mujer se bajó de una moto y se llevó una bolsita de esto para ir abriendo boca.

Bugs-general

Bugs

Como me parece una mala jugada despedir el blog con estas fotos, os pongo otras para que queráis seguir nuestras aventuras…

Tania-Murete

'El-guapo'

 

6 Comentarios

  1. Dani Valero

    11/02/2015 at 8:09

    Que grandes sois, joder! Que guapo todo!
    Por cierto Juan, si que estan de vacaciones en China. Este mes es el año nuevo chino, y tienen unos 15 dias de vacaciones. Asi que a los que veas por alli, felicitales el año nuevo,. Ya te dire como se dice, jejeje

  2. Que bien!

  3. Qué guay leeros otra vez!! Qué bonitas las fotos y…qué asco los bichos!!!! Por Dios! Que os leo en la cama….me pica todooooo.

  4. hola nene. acabo de leerme este artículo y por lo que veo, la próxima vez que te vea serás profe de thailandés… Un consejo a la hora de usar un idioma nuevo y algo raro, respira hondo y tómatelo con calma, no importan los errores, los locales con los que hablas te corregirán con gusto y aprenderás mas, mas rápido y mejor.
    Las fotos son estupendas, llenas de color y vida aunque las cucas estaban mas muertas que muertas (cosa que me alivió bastante, no me hubiera gustado verlas correteando por el puesto) me hizo gracia ver la camiseta del barça…no se muy bien porqué, porque yo estoy deseando largarme de aquí de una jodida vez…jajaja
    Respecto lo que les alegra el día que hables su idioma te diré ¿cómo te sentirías si en España tuvieras que hablar alemán para pedir una magdalena o te vieras obligado a desayunar tarta de manzana por ser el único dulce que recuerdas de tus clases de alemán? te gusta que usen tu idioma los extranjeros y lo mismo les pasa a ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.