El gusto por la fotografía me viene por mi padre que, con su pesada Pentax, retrataba todo lo que se le pusiera por delante con la suficiente paciencia como para hacer que la Gran Vía de Madrid saliera sin gente en sus fotos.

La pasión por las artes escénicas, así como el escribir historias, es gracias a mi madre (escritora de novelas de misterio), que a su vez le llegaba por su padre, mi abuelo, escritor y director de obras teatrales.

He crecido viendo un sin fin de películas y leyendo toda clase de libros y cómics, lo que me ha ayudado a tener una peculiar manera de ver las cosas. De mi mente han ido saliendo miles de ideas y miles de historias que poco a poco he ido plasmando con letras e imágenes.

Esas ideas, con el tiempo, se han convertido en guiones escritos y cortometrajes (Morituri y Dame Cambio), que tuvieron buena aceptación en diversos certámenes.

Mi mente inquieta me ha llevado a viajar para redescubrirme a mí mismo, para encontrar mi yo asiático y empezar a elaborar un libro fotográfico de dichas experiencias.

Tras haberme formado en retoque fotográfico, guión cinematográfico, edición y efectos de video, como operador de cámara y  habiendo trabajado de ello para otros, he decidido dedicarme plenamente a lo que me gusta y poner mi mente, mis conocimientos y mi cámara a disposición de quien me necesite, para llevar su idea a través mi forma de ver las cosas, a los ojos de la gente.